Si quieres comprender

Esta es la magia del amor hecha poesía. Disfrútenlo.

Si quieres comprender cómo te amo
pídeme de la Vida hasta la Muerte.
Por ti desafiaré los Elementos,
los Astros y la Suerte.

Y en pago de mi amor sólo te pido
tu mano en lazo con la mía unida.
Tu corazón mi corazón moviendo
para toda la vida.

Mírame con tus ojos amorosos.
Piénsame, pensamiento idolatrado.
Bésame, beso tuyo, beso mío.
Llévame en ti como un relicario.

Que hoy más que nunca soy como la hechura
de tu amor, de tu beso, tu caricia:
del encendido óleo de tus ojos,
del molde de tu arcilla.

Aunque naciera en la luna

Me atrevo a decir que la persona que no se emocione con “Boricua en la luna” de Corretjer no tiene alma. Suena un poco precipitado, lo sé, pero es que la manera en que está escrito te hace reflexionar demasiado, te toca la fibra. Ni se diga, por consiguiente, la emoción de escucharlo musicalizado. Por tanto, aquí les dejo con el poema escrito y un vídeo con la canción. Presten atención a las imágenes del vídeo.

Desde las ondas del mar
que son besos a su orilla,
una mujer de Aguadilla
vino a New York a cantar
pero no sólo a llorar
un largo llanto y morir.
De ese llanto yo nací
como en la lluvia una fiera.
Y vivo en la larga espera
de cobrar lo que perdí.

Por un cielo que se hacia
más feo que mas más volaba
a Nueva York se acercaba
un peón de Las Marías.
Con la esperanza, decía,
de un largo día volver.
Pero antes me hizo nacer
y de tanto trabajar
se quedó sin regresar:
reventó en un taller.

De una lágrima soy hijo
y soy hijo del sudor
y fue mi abuelo el amor
único en mi regocijo
del recuerdo siempre fijo
en aquel cristal de llanto
como quimera en el canto
de un Puerto Rico de ensueño
y yo soy puertorriqueño,
sin ná, pero sin quebranto.

Y el echón que me desmienta
que se ande muy derecho
no sea en lo más estrecho
de un zaguán pagua la afrenta.
Pues según alguien me cuenta:
dicen que la luna es una
sea del mar o sea montuna.
Y así le grito al villano:
yo sería borincano
aunque naciera en la luna.

Dios te salve, lirio

“Ahora me despido” es otro de mis poemas favoritos del poeta nacional. Es uno de los escritos que más me ha llegado al alma. Al leerlo por primera vez no tuve la oportunidad de degustarlo completamente, pues no conocía la obra de este insigne escritor. No obstante, la manera de leerlo cambia cuando se tiene conciencia sobre su vida llena de lucha y la horrible sensación de saber que todo acaba sin ver los anhelos completados. Aquí les dejo el poema y un vídeo con la versión musicalizada del mismo.

POR SEGUIR LA ESTRELLA
AHORA ME DESPIDO,
CON MUCHA TRISTEZA;
¡DIOS TE SALVE, LIRIO!

Me lo dejé todo
en la lejanía.
Hasta a la poesía
le di con el codo,
viviéndola a modo
de trueno o centella.
La mañana bella
me encontró despierto
y hasta hubiera muerto
¡POR SEGUIR LA ESTRELLA!

En el horizonte
otra vez asoma.
Me voy a la loma.
Me vuelvo a mi monte.
Pues soy el sinsonte
que siempre yo he sido.
Canto al estallido
de un tiro en la palma.
Lo llevo en el alma…
Y AHORA ME DESPIDO.

La flor del destino
la llevo en la oreja
y es flor que no deja
torcer el camino.
Yo soy peregrino
por roca y maleza.
De una sola pieza
me hicieron de ausubo.
La cuchilla subo
CON MUCHA TRISTEZA.

¿Qué será en el mundo
lo que va a pasar?
¿Qué me hace la mar
si en ella me hundo?
Siento en lo más profundo,
como ardiente cirio,
ajeno martirio.
La pluma quemaba
y el libro se acaba.
¡DIOS TE SALVE, LIRIO!

Serenata

“Serenata” es uno de mis poemas favoritos de Juan Antonio Corretjer. Antes de leerlo lo escuché musicalizado gracias a mi padre, quien es fanático de la Nueva Trova Puertorriqueña. La magia que transmite Roy Brown en conjunto con Zoraida Santiago y su grupo Aires Bucaneros es totalmente inigualable; es algo difícil de explicar. Las imágenes inconexas con las que se abre este escrito me hacen reflexionar la maestría en la palabra con la que contaba don Juan Antonio Corretjer. Con el simple hecho de decir:  “Asómate a esa vergüenza, cara de poca ventana”, la atención es captada sin oportunidad de alejarse del poema pues urge conocer lo que sigue. En fin, para todos aquellos que no la conozcan, aquí les dejo una hermosa serenata.

ASÓMATE A ESA VERGÜENZA
CARA DE POCA VENTANA,
Y DAME UN JARRO DE SED
QUE ME ESTOY MURIENDO DE AGUA.

De tu casa en el solar
hay de vergüenza una mata,
y ya, del sol escarlata
estoy, de tanto rondar.
El día ha vuelto a fugar.
Los saúcos de tu trenza
ya la luna los destrenza
sobre mi mayo florido.
¡Vuela, corazón sin nido,
ASÓMATE A ESA VERGÜENZA!

Bien lo sé. Tu ánima es fría
y la noche te acobarda.
Mas yo soy un’ espingarda
que al amor te desafía.
Eres pura en demasía.
Tienes vocación de hermana
del Coro de Santa Ana.
Pero, ¡vaya! ¡eres tan linda!,
¡grosella boca de guinda!,
¡CARA DE POCA VENTANA!

Tanto apuraste el recato
que te me he puesto mohoso,
y me veo tan borroso
que más parezco un retrato.
¡Huy! ¡Lo que es amor de gato
que no alcanza la pared!
Hazme, chica, una merced
que me traiga al cuerpo el alma:
¡vuélvete coco en la palma
Y DAME UN JARRO DE SED!

¡Diantre! Invéntate alguna
manera de brujería,
hecha con la menta del día
y yerbaluisa de luna.
Añade nieve de tuna
a una menguante de jagua.
Échala todo en la fragua
de San Telmo trotifoco,
¡y vuelve, vuélveme loco,
QUE ME ESTOY MURIENDO DE AGUA!

Bienvenid@s

Éste será un nuevo espacio de reflexión sobre la poesía de Juan Antonio Corretjer. El proyecto inicia como requisito del curso ESPA 4995 (La poesía de Juan Antonio Corretjer) del Departamento de Estudios Hispánicos del Recinto Universitario de Mayagüez y seguirá trabajándose de ahora en adelante.